La historia cuenta que los indios utilizaban el polvo de la semilla de la guanábana para eliminar los piojos, lo que hacía pensar que era venenoso.
Mediante tecnología limpia se extrae aceite de la semilla de guanábana con grandes cualidades alimenticias.
 


Foto de  caribbeanseeds.com

Francia Salgar Molina, 
AUPEC - Univalle.
El 60% de la guanábana es pulpa y el resto, la cáscara y las semillas usualmente se desechan, sin tener en cuenta que las pepas pueden ser utilizadas en la farmacología y la industria. 
La guanábana, cuyo nombre científico es nnona muricata, es una de las frutas tropicales que dejó de ser exclusiva para jugos, cremas, productos saborizados y postres para convertirse en fuente de la producción de aceites.
Las semillas de esta fruta, perteneciente al grupo de las annonacidos, contiene alcaloides y no alcaloides que son materia prima para la extracción de aceite.
Además del uso de la pulpa de la guanábana con la que se pueden producir exquisitos alimentos, según un estudio realizado en la Universidad del Valle por el  docente del Departamento de Química Jaime Restrepo y su discípulo José David Martínez, de la semilla se puede extraer aceite luego de someterla a un proceso de secado y molienda.
Luego de molerse, mediante el uso de una tecnología limpia, se mezclan las partículas, durante cinco horas, con Etanol.
También se puede mezclar las partículas con Hexano para conocer la fracción lipídica y, finalmente, determinar las cualidades del aceite.
En la cromatografía de gases para análisis de grasas se encontró que la semilla es muy rica en ácido oleico y en ácido  linoleico, nutricionalmente importantes en la dieta alimenticia para humanos.
Estos ácidos grasos de la semilla de guanábana se encuentran en un 72% de insaturación, ubicando el aceite que producen  dentro de un rango aceptable entre los aceites alimenticios convencionales, pues además es muy estable y tan bueno como el aceite de algodón, maíz y soya.
 

Foto de www.ogc.com.sg

El estudio realizado permite aprovechar integralmente la guanábana, pues en la mezcla con hexano se extrae un aceite que contiene acetogeninas, sustancias químicamente conocidas como inhibidoras del crecimiento de larvas de  insectos y microorganismos, las cuales pueden ser tóxicas para los humanos; sin embargo, en la investigación se logró, mediante un proceso físico de enfriamiento, aislar los agentes tóxicos del aceite, dejándolo plenamente apto para el consumo.
En el proceso de extracción del aceite también se encuentra un  alto porcentaje de fibra en la harina lo que permitiría su utilización en la fabricación de alimento para animales.
El aceite de la semilla de guanábana además de ser una fuente alimenticia tiene un alto poder de viscosidad haciéndolo recomendable para motores a gasolina de dos tiempos como motocicletas, guadañadoras y  motores fuera de borda.